Fraternidad Blanca en Unidad
64 subscribers
20 photos
3 videos
1 file
34 links
Enseñanza de los Maestros Beinsa Duno y Omraam Mikhaël Aïvanhov. Textos, videos y audios de prácticas.
Download Telegram
Lo que impide expandirse a vuestras facultades espirituales, es ese mal hábito que tenéis de ir siempre con prisas. Evidentemente, la rapidez, la actividad y el dinamismo son muy buenas cualidades que hay que desarrollar porque son útiles en el plano físico. Pero hay que saber también detenerse para introducir en uno mismo un ritmo más lento, más pausado y más armonioso con el fin de permitir a otras fuerzas, a otras entidades, de naturaleza espiritual, ponerse a trabajar. No es necesario estar siempre ocupado a diestro y siniestro, ni ir con prisas y corriendo. Acostumbraros a tomar, de vez en cuando, un momento de reposo y deciros que al menos, por unos minutos, podéis estar cara a cara con la eternidad, con el sol, con la naturaleza, con los seres luminosos, con vosotros mismos... Sentiréis las fuerzas divinas despertarse e instalarse en vosotros para transformaros.


Pensamiento del jueves 17 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Todos los que piensan que entrando en una hermandad iniciática estarán esclavizados y limitados, están equivocados. Es ahí, al contrario, donde se encontrarán libres y felices. La verdadera realización no es posible más que en esa hermandad, la única, la verdadera, la Gran Fraternidad Blanca Universal que está en lo alto y de la que aquí, en la tierra, no somos más que un reflejo. Y si creéis ahora que depende de vosotros entrar o no en ella, os equivocáis. Alguien dice que no quiere pertenecer a esa hermandad. Sin embargo la realidad, es que no ha sido aceptado; si fuera digno de ser aceptado, solo tendría el deseo de entrar. Otro dice: “Pero yo no he hecho nada y sin embargo he sido aceptado en la Fraternidad Blanca Universal...” Sí, pero la Fraternidad aquí, es como una sala de espera, no es todavía el Santo de los Santos. Para ser aceptado en lo alto, es mucho más difícil, pero una vez que sois aceptados, vuestro nombre queda inscrito, y recibís todos los días ayuda y regalos del Cielo.


Pensamiento del viernes 18 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Mientras los humanos se obstinen en trasgredir las leyes establecidas por la Inteligencia cósmica, no recibirán nada de las buenas influencias y corrientes celestiales. Nada puede infiltrarse en ellos, todo pasa de lado porque son negligentes, insumisos y anárquicos. La tierra debe humillarse, la tierra debe inclinarse, debe someterse y cumplir las órdenes del Cielo. La tierra, somos nosotros mismos, nuestra naturaleza humana; y el Cielo, es nuestro espíritu, nuestra chispa divina, nuestro Yo superior. Nuestra tierra debe por tanto armonizarse con esa chispa, con ese espíritu divino en nosotros. El hombre solo puede ser feliz en el momento en que se produce en él una conciliación entre su naturaleza terrenal y su naturaleza celestial.


Pensamiento del Sábado 19 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Haced vuestro trabajo espiritual y será este trabajo el que hablará por vosotros a los demás. Hay que continuar hasta el final, morir de pie, pero nunca renunciar al trabajo. No es deshonroso caer, el único honor es morir fiel en el puesto, como un capitán en su barco. Como inevitablemente debemos morir un día, ¡mejor morir como es debido! Es preciso sacrificarlo todo al trabajo, y es el trabajo el que os dará el resto; si está bien hecho, incluso la gloria puede venir. Esto es lo que todavía no se ha comprendido. Todos aquellos que no buscan más que la ganancia o la gloria sin preocuparse del modo en que harán su trabajo, se encontrarán con decepciones. Solo tendréis la riqueza y la gloria, las verdaderas, si hacéis honestamente vuestro trabajo con la luz.


Pensamiento del domingo 20 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
¿Tenéis un instante de gran alegría? Debéis esperar tener algún disgusto por parte de los acontecimientos o de vuestro entorno. Sí, debéis esperarlo, y si sois descuidados, os cogerá desprevenidos. Cuando tenéis momentos de felicidad espiritual, no os durmáis, permaneced vigilantes, porque el otro lado está ahí esperando para atacaros, y si os dejáis sorprender, podéis perder todas las ventajas que hayáis adquirido. Esas son las leyes: como todo está unido, un movimiento producido en una región desencadena otro movimiento en la región opuesta.


Pensamiento del lunes 21 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Estáis acostumbrados a profesores, conferenciantes de los cuales cualquiera puede ver y comprender su trabajo. Un Maestro espiritual, por el contrario, tiene una actividad que escapa a nuestra comprensión ordinaria, porque se ejerce ante todo en los planos sutiles. Incluso si él también da conferencias o recibe a personas para reconfortarlas e iluminarlas, en realidad es en el invisible donde un Maestro espiritual actúa verdaderamente con su alma, su espíritu y su verbo. Todo su ser se proyecta en el espacio como si se pulverizara, y cada partícula entra como un elemento de luz y de paz en la construcción de la nueva vida.


Pensamiento del martes 22 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Esforzándose en demostrar que no existe ningún Dios, ninguna Providencia, ningún Cielo, ninguna esperanza de vida después de la muerte, los pensadores materialistas han negado todo lo que da sentido a la existencia humana: la realidad del alma y del espíritu. Han considerado a la religión como “el opio del pueblo” y proclamado que, para ser feliz, el hombre solo necesitaba tener con qué alimentarse, alojarse, fundar una familia y estudiar. Sin embargo, ¿qué ha pasado en realidad? Y aunque haya dado a su cuerpo, a su corazón y a su intelecto todo lo que le pedían, el hombre no está satisfecho. Ha descuidado alimentar el alma y el espíritu ¡y son ellos los que reclaman! Por eso la droga, que se extiende más y más en el mundo, es una advertencia. Es el alma la que intenta hacer comprender sus necesidades: se asfixia y se sirve de la droga para liberarse. ¿Hacía falta deshacerse de ese opio que es la religión? Ahora están la marihuana, la heroína, la cocaína... ¿Es preferible?


Pensamiento del miércoles 23 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Del Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov:
La vida espiritual es como el ascenso a una alta montaña, y por estos senderos arduos y escarpados, es imposible no pasar por momentos de debilidad, de desánimo, o incluso de caída. Pero ésta no es una razón para detenerse. Durante algunos días os sentiréis morir, y luego resucitaréis. En efecto, en lo más profundo del desánimo debéis aferraros a ese misterioso resplandor que todavía permanece en vosotros: éste os dice que la «muerte» que estáis viviendo irá seguida de una resurrección, y que nadie mejor que vosotros puede socorreros, porque todos los poderes se hallan en vosotros.
Lo que sentimos como desánimo, es una ruptura en nosotros del vínculo que debe existir entre nuestras dos naturalezas, la terrestre y la celestial. La naturaleza terrestre es como una materia que la naturaleza celestial debe constantemente iluminar y vivificar. La naturaleza terrestre nos arrastra hacia abajo, mientras que la naturaleza celestial nos arrastra hacia las alturas. Por esto, en el momento que la naturaleza terrestre consigue sustraerse al poder de la naturaleza celestial, se produce en nosotros una especia de caída, un hundimiento.
Para mantener o restablecer el vínculo entre nuestras dos naturalezas, debemos, del mismo modo que hacen los alquimistas, aprender a trabajar con el fuego. Es el fuego, el fuego sagrado el que suelda nuestra naturaleza inferior con nuestra naturaleza superior. El verdadero alquimista sopla sobre este fuego con constancia, mientras que el simple aficionado interrumpe pronto su trabajo diciéndose: « ¿Por qué empeñarme en mantener juntos dos elementos que no dejan de separarse?» Pues bien, sí, precisamente hay que obstinarse.
Bienaventurados los constantes y los obstinados.
La vida no es más que una circulación, un trasvase de energías. Por esto la Ciencia iniciática ha dado la imagen del río que brota de la Fuente divina y desciende para alimentar todas las regiones del universo. Según la Cábala, ese río fluye primero en la primera séfira, Kether. Kether se llena, se desborda y se derrama en la séfira siguiente, Hochmah. Hochmah se llena, a su vez, y cuando se desborda, el agua es recogida por Binah. Cuando Binah se ha llenado, el agua se derrama en Hesed... Y, de Hesed a Geburah, de Geburah a Tipheret, de Tipheret a Netsach, de Netsach a Hod, de Hod a Iesod, el río de la vida desciende hasta Malkuth, la tierra. Los sefirot  son los vasos sagrados que llenan la fuente inagotable de la vida.


Pensamiento del jueves 24 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Las peores dificultades y sufrimientos comienzan para el hombre cuando se pone a pensar que es el único maestro de su destino, que no hay ni Providencia, ni entidades luminosas para dirigirle y sostenerle. Es así como corta todos los vínculos con el Cielo. Ya no es entonces más que el niño al abrigo de problemas, porque ya no cuenta con su Padre y su Madre celestiales, y todos los sufrimientos comienzan a fundirse en él: ha dejado de sentirse hijo de Dios. Para resolver vuestros problemas, para ser siempre ayudados, alimentados, iluminados, nunca debéis cortar el vínculo con el Cielo, porque el Cielo nunca deja a su hijo llorar en soledad.


Pensamiento del viernes 25 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
¡Cuántas revoluciones ha habido en la historia! ¡Cuántas veces los humanos han hecho la experiencia de cambios! Pero la situación nunca ha mejorado profundamente. ¿Por qué? Porque a pesar de esos cambios, los humanos no han salido del círculo vicioso de sus deseos y de sus instintos mal dominados. Mientras las mentalidades no progresen, ninguna situación mejorará verdaderamente. Hay que salir de la región de los apetitos inferiores, y en ese instante, sí, los cambios comportarán verdaderas mejoras. Pero con los mismos materiales, con los mismos elementos, sean cuales sean las combinaciones que consideréis, continuaréis viviendo los mismos desórdenes y las mismas tribulaciones.


Pensamiento del Sábado 26 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Si hacemos una presa en un río sin prever otras vías de evacuación, llegará un momento en que se desbordará y lo inundará todo, porque la presa no dejará pasar el agua. Pues bien, es lo mismo para el ser humano: si quiere suprimir sus instintos y particularmente el instinto sexual, las tensiones se acumulan en el subconsciente y llega un momento en que todo es arrasado. No hay que bloquear las energías, pero tampoco hay que malgastarlas. La solución es darles un camino para que puedan irrigar toda vuestra tierra: como los egipcios en el pasado que cavaron canales para que las aguas del Nilo pudieran fertilizar su país. En realidad, es la propia naturaleza la que ya se ha encargado de instalar en el hombre canalizaciones gracias a las cuales las energías sexuales pueden ser dirigidas al cerebro. Y aunque los anatomistas no las hayan todavía descubierto y descrito, no por ello debéis dejar de intentar trabajar en ese sentido, para ser cada día más lúcidos, más inteligentes, más creativos.


Pensamiento del domingo 27 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
El orgulloso es aquél que se imagina que no depende de nada ni de nadie, exactamente como una lámpara que pretendiese dar luz olvidando que es la central eléctrica la que le suministra la corriente. El hombre humilde, por el contrario, sabe que no es un ser aislado, que nada depende de él y que si no permanece unido al Cielo, no tendrá ni fuerza ni luz ni sabiduría; siente que es el eslabón de una cadena infinita, el conductor de una energía cósmica que viene de muy lejos y que, a través de él, fluye hacia los demás hombres. El hombre humilde es un valle regado por el agua que baja de las cimas para fertilizar las llanuras, recibe fuerzas que manan de la montaña y entonces conoce la abundancia. Mientras que el orgulloso, que cree que sólo depende de sí mismo, olvidando el origen de las corrientes que se manifiestan a través de él termina, tarde o temprano, por perderlo todo. No hemos comprendido todavía toda la riqueza de la humildad.


Pensamiento del lunes 28 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Los cuatro elementos han sido definidos con respecto a los cuatro estados de la materia: sólido, líquido, gaseoso e ígneo. A todo lo que es sólido, los Ancianos le llamaban tierra; a todo lo que es líquido, agua; a todo lo que es gaseoso, aire; y a todo lo que es ígneo – es decir, el calor, la luz – fuego. Encontramos los cuatro elementos en el alimento que tomamos todos los días, porque ese alimento presenta los cuatro estados de la materia: sólido, líquido, gaseoso, ígneo. Es por ello que las comidas pueden convertirse en una ocasión para comunicarse con los Ángeles de los cuatro elementos a través de la alimentación: el Ángel de la tierra, para que nos aporte la firmeza, la solidez, porque es él quien da la base, sin él nada puede subsistir; el Ángel del agua, para que nos aporte la vida y la pureza; el Ángel del aire, para que nos aporte la inteligencia, la sutileza, la rapidez; finalmente el Ángel del fuego, para que nos aporte la luz y el fuego del amor divino.


Pensamiento del miércoles 30 de noviembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
¿Por qué la gente está convencida de tener razón en todo: sobre la religión, la política, el amor? Unos años después han cambiado, y las ideas con ellos, pero siempre creen tener razón. En su juventud pensaban de una manera, de adultos piensan de otra, y en la vejez pensarán todavía diferente. Entonces, ¿por qué cada vez se aferran tanto a sus ideas? Deberían decirse: “Puesto que he cambiado tantas veces de opinión, ¿quién me dice que ahora estoy en lo cierto?” Sí, incluso a los noventa y nueve años debemos decirnos: “Espero todavía para pronunciarme, ¡de aquí a algunos miles de años puede que vea más claro!” Está bien estar convencidos, pero no convencidos de nuestras capacidades de juicio, porque éstas son limitadas, incompletas. Vivid todavía un poco y cambiaréis de nuevo. Sí, porque las opiniones varían sin cesar según lo que hayamos vivido y el nivel en el que hayamos vivido.


Pensamiento del jueves 1 de diciembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Para encontrar a Dios, es necesario al menos amarle. No es que Dios tenga necesidad de nuestro amor. Si los grandes Maestros de todas las religiones han enseñado a los hombres el amor de Dios, es porque conocen una ley magnífica que no es otra que la correspondencia, en el mundo espiritual, de hechos que podemos ver todos los días en el plano físico. Lanzáis una pelota contra el muro: os la devuelve. Soltáis unas palabras en la montaña contra una pared rocosa: os vuelven como un eco. Del mismo modo, cuando enviáis vuestro amor a Dios, desencadenáis esa misma ley y el amor divino se ve obligado a volver a vosotros. Dios no tiene necesidad de nosotros, pero nosotros le necesitamos, y sólo amándole podemos atraerlo hacia nosotros.


Pensamiento del viernes 2 de diciembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Ninguno de vuestros esfuerzos puede perderse; incluso si por el momento no triunfáis, todo lo que hacéis queda adquirido para más tarde Un día, todos los esfuerzos que habéis realizado pedirán al Cielo que acceda a su realización, y el Cielo acordará hacerlo, porque esta es la ley. Los que no comprenden estas cosas, dicen: “Ese no ha hecho nada, y lo recibe todo, mientras que yo que trabajo, no tengo nada, estoy en la miseria”, y los celos le corroen. En realidad, esa persona que os parece tan privilegiada ya había realizado esfuerzos en el pasado. Un genio como Mozart, por ejemplo, ya había estudiado música en las encarnaciones precedentes, por eso desde muy joven ya manifestaba dones excepcionales. No hay grandes resultados si antes no lo hemos aprendido y trabajado. Todo es cuestión de esfuerzos y de tiempo. Viendo que sois sinceros y perseverantes, las mismas fuerzas de la naturaleza vendrán a ayudaros, porque son fieles y verídicas.


Pensamiento del Sábado 3 de diciembre de 2022

Omraam Mikhaël Aïvanhov
"Cada cosa tiene su doble en la naturaleza. Hagáis lo que hagáis, lo hacéis en doble. Si ayudáis a alguien o si le hacéis daño, el original de esa acción se va, pero deja su sello en vosotros mismos: un cliché, un recuerdo, una firma. Si habéis favorecido a alguien, ese bien se ha ido, os ha abandonado, pero ha dejado una traza dentro de vosotros, una huella de la misma naturaleza que él. Y si le habéis perjudicado, ese mal también os deja, pero deja un doble exactamente de la misma naturaleza que continúa trabajando, demoliendo y destruyendo.
Observad por ejemplo lo que pasa cuando un hombre ha cometido un crimen. ¿Por qué es siempre perseguido por un recuerdo, un cliché que vuelve, que no le deja en paz? Sin embargo, el crimen ya está hecho, está acabado, forma parte del pasado, no quedan trazas visibles y el criminal podría estar tranquilo. Sí, pero el doble se ha quedado, y es este doble el que produce esos recuerdos, esas imágenes de las que no puede deshacerse, esos reproches que le hace su conciencia y de los que no podrá liberarse hasta que lo haya reparado."

Pensamiento del domingo 4 de diciembre de 2022.

Omraam Mikhaël Aïvanhov