Biblioteca Eclosión
710 subscribers
85 photos
1 video
7 files
137 links
Canal dedicado a la difusión de la obra de Marsias Yana
Download Telegram
PROTEGIDOS CONTRA LA VERDAD

Una vez desenraizados de su origen, quienes eligieron la apariencia, eligen arrogantemente la complicidad con otros, que prefieren también ignorar sus orígenes, para así protegerse de la verdad, que pondría en evidencia su falsedad.

Quienes así actúan, pretenden ignorar cómo su corazón se va hundiendo en el pantano de la desesperanza.
Un pantano que es negado con el recurso del victimismo, la inconsciencia y la irreflexión, en el ritual de la evasión.

Desenraizados por la avidez y el miedo, esos troncos secos, se han convertido en cariátides pétreas, que sostienen sobre sus encorvados hombros, el peso de una desmesurada imaginación evasiva, con la que se pretende emular la vida que ha sido destruida.

En la matriz de esta desolación se ha engendrado la Mente de Rechazo, que ensucia toda pureza, y sobre la cual ha germinado el artificio y la impostación, que catapultan esas emociones necias, que agitan y enceguecen la conciencia.

Mientras, en la lejanía, más allá de los sueños, se oye el sonido de fondo de un lamento. Al ser un lamento emitido por la agonía de tantos corazones, aquellos que lo temen, requieren de una gran sordina conceptual, capaz de enmudecerlo.

Esta sordina conceptual, ha sido hábilmente elaborada por los habitantes de ese pantano de mediocridad. Un pantano en donde atrapan a sus presas, para devorarles su esencia.

Esta sordina tiene el poder de deformar el lamento de esa aflicción interna, que sufren quienes añoran su hogar, transformándolo en deseo, e impidiendo que su llamada sea socorrida por la conciencia indagativa.

No obstante, aún se puede observar, en el horizonte, a quienes no se han dejado seducir por la estupidez y han sabido reivindicar sus propias raíces, manteniéndose fieles a sus orígenes.

Sus ojos adoran fervientemente a la cálida luminosidad viril del Sol (cuyo fuego sabe paternizar a sus hijos) y sus raíces se hunden gozosamente en la feminidad amorosa de la Madre Tierra, fiel a sus retoños.

Desde una posición de dignidad, los valerosos, ignoran las fantasiosas conceptualizaciones, con que se alimentan los temerosos.
Aquellos conocen secretos que jamás podrán expresar.

Extraído del libro
La Bifurcación

https://www.bibliotecaeclosion.com/textos/la-palmera/
ENHEBRAR LA ATENCIÓN

Los observadores atentos saben bien que la realidad no es definible y que la imaginación jamás ha coincidido con la realidad.
El lenguaje carece del poder para describir lo inexpresable, apenas puede señalarlo.

Conviene recordar que señalar no es definir. Tras la señalización, corresponde ir hacia el lugar señalado, e intentar encontrar, en ese espacio, aquello que se señala.

Hay quienes se detienen en el dedo señalador, intentando, inútilmente, encontrar allí la respuesta
(tal es su miedo a mirar internamente lo señalado).
Luego hay otros que, realmente, se atreven a mirar el dolor que les separa de lo trascendente y anhelan avanzar en su discernimiento y abrir los ojos.

Sólo quienes se atrevan a mirar lo negado, sabrán encontrar, en ese espacio ajeno a toda imaginación, ese sentir desnudo con el que se enhebra el hilo de la atención.

Cuando la atención sea enhebrada por el hilo del sentir, los secretos profundos comenzarán a ser revelados.

🔗Extraído del libro
Huyendo del Origen
EMULACIONES

Despertar una alerta hacia el fraude de cada emulación, nos permite confrontar nuestro temor a la verdad.

Consideremos que:
-Al suplantar la voluntad con voluntarismo y la valentía con bravuconería, se encierra la conciencia en su ensimismamiento.

-Al suplantar el esfuerzo con el forzamiento, se daña la espontaneidad.

-Al suplantar la felicidad con una sonrisa y la bondad con buenas intenciones, se incrementa la hipocresía.

-Al suplantar la sabiduría con un resabio prestado, se aumenta la indefensión existencial de la conciencia.

-Al suplantar la paciencia con una atemorizada resignación, se incrementa la cobardía.

Percibir estas emulaciones, sin actuar sobre sus causas, supone una complicidad con la mentira.

La alerta que se requeriría suele quedar anegada bajo las capas de astucia que generan estas emulaciones.
Unas emulaciones que, huyendo de la verdad, se adaptan a la singularidad de quien las sufre, haciéndose finalmente invisibles para éste.

🔗Extraído del libro
El Engaño Subyacente
EL PROCESO

"El proceso del despertar no sucederá sin una verdadera implicación y sin un verdadero entusiasmo.

Es decir, se requiere de una actitud seria, alejada de todo infantilismo.

Cuando estas cualidades (requeridas para un despertar de la conciencia) están ausentes, el proceso descendente (que se inicia con el rechazo) no se detiene, avanzando irresolublemente hacia una huida imposible.

Esta huida alcanza cotas inimaginables, si encuentra complicidad en un mundo irreal.

Una irrealidad generada por el juego emocional de una conceptualización defensiva.

Este juego se legitima en el acobardamiento frente a la Verdad.

El acobardamiento no es fácil de aceptar, siendo habitualmente negado, para no perjudicar nuestra auto imagen.

Una imagen ficticia, creada por la imaginación, para llevar adelante la mencionada huida."

🔗Extraído del libro
Huyendo del Origen
LITERALISMO Y LIBERTAD

El literalismo embrutece el intelecto y convierte al individuo en presa fácil de cualquier depredador astuto.

El atractivo que tiene la palabra libertad la convierte en el cebo propicio para aplicar en trampas y engaños.

Antes de idealizar la libertad tengamos en cuenta que la libertad de los zorros suele ser perjudicial para la libertad de sus presas.

La libertad es una forma orgánica de vivir en armonía con nuestros alientos y con el ritmo de la existencia.

Quien haya olvidado ese aliento, difícilmente podrá distinguir entre la verdadera libertad y lo que sienten quienes viven en una cárcel llamada libertad.

Liberarnos de nuestro interior, recurriendo a la fascinación ilusoria de una maraña de expectativas y rechazos, no es libertad sino la causa de nuestra esclavitud.

No deberíamos dudar de la valía de nuestra genuina naturaleza, sin haber sido capaces de conquistarla.
Sólo tras esta conquista, podremos separar la realidad de la imaginación.

🔗Extraído de
El Engaño Subyacente
Preambulo.pdf
185.5 KB

Deberíamos considerar que si desde el engaño se pretende la Verdad es porque la mentira es más seductora y poderosa cuando se viste de Verdad, como bien saben los embaucadores.

En este exilio, la conciencia es rehén de un profundo engaño, de su propio engaño, emponzoñado por el deseo de lo imposible.

Éste es un dolor negado en beneficio de esa imagen, de esa interpretación artificiosa y pueril, a la que nos hemos sometido.

Lo hicimos en alguna noche oscura, creyendo poder jugar, impunemente, con nuestra alma.

Sin embargo, me adentro en ello con la firme esperanza de que, al señalar la desesperanza que subyace en la conciencia, en estos tiempos aciagos, pueda resurgir la esperanza.

🔗(Extraído de Introspección)

Ver texto completo en adjunto👆
MUNDO DEPREDATIVO

Este mundo externo (siendo la proyección de nuestro mundo interno) nos ofrece continuos deseos, para que podamos huir, irresponsablemente, del desasosiego que nos subyace.

Las herramientas para atender este desasosiego han sido olvidadas y con ello las virtudes que se requerirían.

Ante esta indefensión, creyendo que es nuestro deber huir de ese desasosiego, nuestra imaginación nos empuja, continuamente, a pensar y hacer, a perseguir ensoñaciones y deseos, a huir de rechazos...

Esta huída genera una actividad constante, que atrae a una mente depredativa, que sabe bien cómo encauzar esa actividad en su propio beneficio.

Así es como se ha ido construyendo este mundo que nos seduce y nos encierra.

Nuestra participación en este mundo depredativo contradice la visión que querríamos tener de nosotros mismos.
Por esta razón, nuestra percepción interna se ha ido cegando, deteriorándose así las facultades de una sabiduría intuitiva, inherente a nuestra naturaleza.

🔗Extraído del libro
Evocación
TEMOR Y VALENTÍA

Quienes encierran sus temores en la inconsciencia se precipitan en el mundo de las apariencias.

La responsabilidad con el sufrimiento, que subyace a la existencia, jamás podrá surgir en quienes lo huyen. Aunque esa responsabilidad sea el motor del cambio interno.

Este sufrimiento, suele provocar desfallecimiento y desesperanza en aquellos que recurren a la evasión.
Pero, la percepción de ese desfallecimiento es una señal que alerta a la persona atenta.

Huir de este drama requiere toda nuestra energía y acaba absorbiendo nuestro tiempo de vida.

Aquellos que desean encarar la solución de este conflicto, deben saber que una vez que ese sufrimiento es percibido, han de atravesar con éxito una inmensa ciénaga de victimismo, culpa y miedo.
Una ciénaga que les arrastraría hacia la inconsciencia, si se dejaran influenciar por su cobardía.

La valentía es la actitud que nos permite mirar al temor indagativamente, antes de que éste bloquee nuestra conciencia.

Extraído del libro
La Bifurcación🔗
ORFANDAD

Sin un contexto, que permita aceptar el dolor de la existencia, el ser humano se adentra irresponsablemente en un ajetreo sin fin, con el que pretende olvidar que se ha perdido.

Sólo aquellos que se saben perdidos, podrían encontrar la humildad que les permitiría aprovechar las voces de ayuda que resuenan en la intimidad de su ser.
Algo imposible para quienes, empujados por una inercia tosca, caen aturdidos por el ruido de sus pensamientos, permaneciendo ajenos a los lenguajes que susurra el silencio.
Un silencio que espera ser atendido por quienes conservan su entereza y su honestidad.

Desde un infantilismo cronificado, engendrado por su orfandad e implícito en sus ademanes y pensamientos, el consumidor actual contempla, parpadeando, el despliegue de un mundo imaginario.

Con una cándida mirada, espera encontrar, en ese ilusionismo, el reflejo de aquel hogar que fue olvidado en el ajetreo de su codicia.

En los resquicios de esta cobardía, se pretende suplantar a la realidad con la imaginación, con el orgullo se oculta la falta de dignidad y con la rigidez se suplanta a la convicción.
Y así, la flacidez que provoca el miedo se representa como bondad, mientras una moral domesticada por la codicia, aplasta la ética, sepultando, con ello, la esperanza…

En este contexto, el ser humano baila sobre las llamas del desasosiego, mientras se zambulle en el refugio de la inconsciencia.

Pero aún hay quienes, al darse cuenta de que sus alientos ya no son tan hondos, se zambullen anhelantes en las estelas inspiracionales de los valerosos.
Unas estelas que emergen irrefrenablemente en su interior, tras haber renunciado a la vileza del engaño y su codicia.

La presencia de aquellos nobles y sabios, y lo que simbolizan, ha ido disolviéndose, en la misma medida en que se ha diluido el influjo protector de la Jerarquía Natural de la Conciencia.

🔗Extraído del Libro
Huyendo del Origen
DESTRUCCIÓN DE LA JERARQUÍA NATURAL

Los animales de una granja, tras ser capturados, domados y sus líderes sometidos, son todos iguales
(ante el dueño de la granja).

Ahora ya no tienen que obedecer a los líderes de la manada
(como cuando eran libres). Sólo obedecen a su dueño, que les da comida y medicinas.

También él se apropia de sus crías, liberándoles del trabajo de la crianza y la educación, y asegurando de esta forma que, en el futuro, estén bien integrados en la vida de granja, sin rebeldías atávicas, que perjudicarían el sistema productivo.

En la sociedad actual, el igualitarismo ha sido incorporado a la dieta psíquica del individuo, quien carece de los recursos internos y la libertad para poder desarrollar un sistema espontáneo de Jerarquía Natural.

Lo sublime y lo arquetípico fue arrinconado, como si fuesen una superstición, ignorando que la mayor superstición es la creencia ciega en la propaganda.

Capítulo completo👇🏻
www.bibliotecapleyades.net/ciencia3/ciencia_conscioussociopol625.htm
GRAVITACIÓN DE LA APARIENCIA

Una vez que la conciencia es absorbida por la gravitación de la apariencia, es perturbada por una serie de cualidades, que nos afectarán esencialmente.

Al fijarnos prioritariamente en la apariencia, permitimos que un velo de engaño cubra la realidad, convirtiéndose este engaño en la causa última de nuestro sufrimiento.

La atracción de las formas nos genera deseo, que nos empujará hacia la codicia, la envidia, el enfado o la indolencia.

Con una entrenada observación, se puede comenzar a descubrir cómo y cuándo nuestra mente entra en el campo de atracción de la materia, y cómo germina la ansiedad que provocará la agitación, que convertirá nuestros deseos en necesidades, cancelando toda reflexión útil.

Desde esta actitud, somos vulnerables a ser afectados por la codicia, por los celos, por la irritación, por el engreimiento...
Estas emociones acaban encegueciendo nuestra pureza, y siembran innumerables condiciones para un posterior sufrimiento.

Extraído del libro
Demiúrgicas
EL FRAUDE

Quisiera escribir de tal forma que mis palabras pudiesen confrontar el fraude interior que subyace bajo el sopor de la cotidianidad, y que pretende, ladinamente, usurpar un lugar, que le corresponde legítimamente a la Realidad.

 También he observado que ese fraude es lo que engulle a la pureza, profanándola, domesticándola y convirtiéndola en un ornamento, utilizable para otros fines.

Este fraude sabe permanecer oculto, latente, cubierto por esa imagen construida sobre nosotros mismos (tardíamente, cuando la pureza fue entregada), y bajo la cual pretendemos recorrer, absurdamente, los insondables procesos del vivir y del morir.

Deberíamos considerar que, si desde el engaño se pretende alcanzar la Verdad, es porque la mentira es más seductora y poderosa cuando se viste de Verdad, como bien saben los embaucadores.

Quiero hablar de ese dolor, porque (desde su exilio) no está siendo escuchado por quien debiera. Ya que ahora es rehén de un profundo engaño, de su propio engaño, emponzoñado por el deseo de lo imposible.

Éste es un dolor negado, en beneficio de esa imagen, de esa interpretación, artificiosa y pueril, a la que nos hemos sometido, en alguna noche oscura, creyendo poder jugar, impunemente, con nuestra alma.

Es ese dolor, lo que me conmueve y me reclama (al igual que le reclamará al lector interesado, una vez que haya aceptado el desafío).

Bajo esa desesperanza son obligados (los seres que han ignorado su origen) a obedecer, ciegamente, todo aquello que se agita en sus procesos mentales y emocionales. Agitaciones, con las que se pretende eludir y suplantar a Lo Irremplazable.

Exiliados en los estrechos pasillos de una vigilia acorralada, caminan, en una subliminal espera interminable (condenada a la desesperanza) quienes pretenden lo inverosímil, mientras huyen de sus temores, persiguiendo inagotables deseos, y permanecen ciegos ante las grandes obviedades.


🖇Leer artículo completo aquí🔗
.
.
INVOCACIÓN

La tergiversación de los hechos históricos más significativos de nuestro pasado ha provocado un tipo de desarraigo que favorece la mercantilización de la condición humana.

Actualmente, la dificultad que supone reabrir estos hechos es enorme, dada la literalización histórica y religiosa que hemos sufrido. Un literalismo emanado de la banalidad que acompaña al tipo de sociedad productiva que controla nuestra actual dieta psicológica.

Tras haber construido la realidad sobre unas bases puramente conceptuales, el ser humano se enfrenta a un gran desafío. El desafío de recuperar sus raíces, hoy sacrificadas en el altar de la codicia.

La sensibilidad para percibir la actual matriz de rechazo es algo raro de encontrar. Más sencillo sería percibir nuestra compulsión hacia el deseo (o huida del rechazo).

Considerando la naturaleza del engaño, se hace necesario, en quienes conservan su fidelidad, reaccionar con nobleza y valentía.

🔗Extraído del libro
Evocación

Capítulo completo, aquí🔗
DESPRECIO POR EL ORIGEN

Actualmente, incluso la concepción del intelecto (tradicional herramienta al servicio de la interioridad) ha sido trastocada. Hoy es concebido para labores discusivas y depredativas, siendo valorado más en su astucia que en su nobleza.

El arte, expresión tradicional de la pureza, se ha inflamado de narcisismo, de afectación, de vanidad, de languideces y victimismos, de complicidades y servilismos.

La ciencia abandonó su interés esencialista por la verdad (sostenido por individuos nobles) al encontrar recursos más apetecibles para la codicia en las arenas del cientifismo. Persiguiendo éste, como único objetivo, la consecución de los planes que sus financiadores le ordenan.

La espiritualidad comienza a deslizarse hacia la gravitación literalista, pretendiendo encontrar, en la emulación, aquello emulado.

Aquellos que, tras haber creado a un Dios a su imagen y semejanza, han demostrado ser incapaces de renunciar a su codicia espiritual, caen seducidos bajo las leyes del deseo, el miedo, el victimismo y la culpa.

Leer artículo completo👇👇👇
https://www.eldiestro.es/2022/12/regalo-precio-o-valor/

"La capacidad de Marsias Yana no es un atributo personal sin más, Somos Seres Sociales y cada uno cumplimos una función; él está cumpliendo con la suya con creces y el resto debemos estar a la altura, Valorarlo y Reconocerlo… así se Crea una Sociedad Saludable…"
DEGRADACIÓN

Atrevámonos a descubrir cómo, cuando el devenir ha sido señalado como responsable del sufrimiento, la victimizada posición que se adquiere implicará un repro­che hacia la vida o hacia los seres.

Este reproche justificará cualquier actitud potencialmente agresiva, que pervertirá el carácter de la persona. Ésta, al autopercibirse como víctima inocente de la adversidad, impedirá así cualquier discernimiento objetivo que le permitiría discernir y corregir sus propios errores.


Este enfado (subyacente, incluso), al estar dirigido hacia el entorno o hacia sí mismo, le impedirá discriminar sobre lo que realmente siente.

Desde esa posición, la conciencia construirá una actitud (elegida entre las diferentes opciones ofrecidas por el entorno) desde donde negará la hondura de su conflicto.
Esta negación obligará al sujeto a respaldarse en un paradigma social cómplice, desde donde se fortalecerá la ficción con la que se defenderá de la verdad temida.

Una vez construida esta fortaleza, el indi­viduo comenzará a sentir rechazo a la Verdad. Al igual que alguien temeroso de un castigo, que se oculta en la oscuri­dad, vería a la luz como un peligro.

En este proceso mencionado, todos los actos dañinos que se realicen quedarían justificados ante un altar, demente, erigido con el engaño y la cobardía.

En este altar (consagrado al dios de las apariencias) es donde la entidad se refugia, imaginándose a sí misma como una víctima martirizada por las injusticias de la Vida.

🔗Artículo completo aquí🖇
Alerta!!! Hay estafadores.
Alguien ha usurpado la identidad del canal. Tengan cuidado.
LIBERTAD

La libertad no es una prerrogativa externa, sino el resultado de una comprensión interna.
Ésta sólo sucede tras la provisión de la suficiente sinceridad, fielmente defendida por una firme valentía.
Sólo de esta forma se provocará el fortalecimiento de una fidelidad inquebrantable con la pureza interna.

Únicamente cuando esa pureza esté a salvo de la radicalidad conceptual, podremos sentirnos verdaderamente libres.

Tras la gruesa capa de nuestros temores, nuestro interior nos reclama, esperando desesperanzadamente ese día en que será liberado.

Mientras nosotros, temiendo nuestro dolor y sus reclamos, permanecemos huyendo, en pos de deseos evasivos.

Alcanzar la libertad implica liberarse de algo. De algo que consideramos lo causante de nuestra falta de espontaneidad y espaciosidad.

Cuando el criterio para elegir a ese causante es erróneo, irresponsablemente nos alejamos de aquello que señala hacia nuestra herida interna.
Esta herida nos reclama y debe ser atendida.

Cuando elegimos liberarnos de las sensaciones internas que nos negamos a enfrentar, se complica el acceso a esa libertad que se pretende.

Hay quienes, huyendo de sí mismos, han querido liberarse de los lazos de su hogar y, al ser infieles a sus afectos, han caído en la soledad y el desamparo, siendo después devorados por el victimismo y su indignación.

También hay quienes, huyendo del fuego de su demanda interna, han querido liberarse de sus raíces culturales y étnicas.
Luego, mirando hacia un futuro creado por la imaginación, han acabado en la orfandad histórica y el desarraigo.

He visto incluso a quienes, queriendo liberarse de sus deberes maternales o paternales, han delegado la educación de sus hijos en instituciones escolares.
Esas instituciones, con alabanzas y humillaciones, han domesticado su espontaneidad, causando un grave daño a su naturaleza genuina
.

La libertad no es una elección, sino el resultado de una actitud.



Extraído del libro
Evocación