99 members
358 links
Canal de poesía de Francisco Molinero
Download Telegram
to view and join the conversation
Forwarded from Telegram Plan
Anhelo (Yorgos Seferis)

Sin color, sin cuerpo
este cariño que vaga
disperso, apiñado,
una y otra vez disperso,
palpita sin embargo
en el bocado de la manzana,
en la incisión del higo,
en una cereza grana,
en el grano de un racimo.
Tanta Afrodita difusa por el aire
dará sed y palidez
a una boca y a otra boca
sin color, sin cuerpo.
Forwarded from Telegram Plan
Plomo en las alas

Esperaba que vinieras
agazapado, escondido en la sombra.
Esperaba que aparecieras
me rescataras de la noche, de las sombras.
Esperaba
y la noche se fue haciendo oscura
densa.
Esperaba volar
pero mis pies se hundieron en la bruma
plomo en las alas.
Luego las luces se hicieron tenues
y poco a poco perdí la esperanza de oírte
de volar.
¡Me pesa tanto la noche!
Hay un lugar intermedio, fractal
un lugar abierto en medio de la pradera
pero no sé como llegar
no sé
por eso desgrano los minutos aquí en silencio
con plomo en las alas
y deseo el instante de la luz.
La vida se me revela
amarga.
La noche al menos me acuna y si no llegas
y si no vienes
soñare que vuelo.
Plomo en las alas.
https://soundcloud.com/user-238270364/plomo-en-las-alas
Forwarded from Telegram Plan
Al galope

Debería haberme escandalizado
poner el grito en el cielo
bramar por la justicia.
Debería haber impedido la huida
haber tirado del hilo fuertemente
haberlo asido como una enorme estatua de bronce o hierro permanece
debería haber podido detenerlo
al menos un instante que permitiera un beso.
Me subo a lomos del dolor para irme rápido de la batalla
galopo desnudo entre los árboles, las jaras
huyo como alma que el diablo rapta
avergonzado, herido
sumiso.
Y ahora, desterrado, recojo de entre la tierra los cristales
los ínfimos mensajes que me han quedado
los recuerdos
mientras mi mano se desmaya.
https://soundcloud.com/user-238270364/al-galope
Forwarded from Telegram Plan
Pesos y medidas

No encuentro una regla fija que mida los pasos
la distancia
una ecuación perfecta, milimétrica que me aproxime
ni siquiera un truco nemotécnico
una razón invariable o que al menos sea útil.
Camino sin saber cuanto me acerco o me alejo.
Uno, dos, tres, cuatro
¡qué más da el recuento si ni siquiera puedo medir el tiempo
la distancia de la luz entre cada pisada
el enigmático peso de mi cuerpo
de mi cansancio.
Desplazo la incertidumbre, la ecuación no resuelta.
https://soundcloud.com/user-238270364/pesos-y-medidas
Forwarded from Telegram Plan
Simplemente esperando
Bajé del monte tan rápido que el viento no me alcanzaba.
No te vi.
Ahora ¿para qué quiero el cielo sobre mi cabeza
la luz tenue
la sombra que permite la siesta?
Me he quedado en el sitio erguido
esperando que algo cambie
esperando que todo permanezca
o simplemente esperando.
https://soundcloud.com/user-238270364/simplemente-esperando
Forwarded from Telegram Plan
HOMENAJE A LAS HERMANAS (Laura Casielles)

A veces, las mujeres que admiro lloran.
Lloran polen, lloran piedra, lloran plumas caídas de estornino débil
y aceite quemado sobre la arena gris.
Lloran porque no encuentran
el hilo del buen amor,
lloran porque su voz no es una columna de mármol,
lloran por el peso del río.

Hay mujeres que admiro y no conozco y a veces lloran.
Supongo que también les arden bulbos en las entrañas y tienen en el jardín tumbas de cedro.
Otras mujeres llevan
el fardo prieto de veinte siglos sobre los hombros.
No tienen mucho tiempo para llorar, pero a veces,
manantiales y pozos y olas se les caen a las manos.

El charco repta lentamente, llega al mar de los charcos de antaño.

Se evapora, llueve.

Lustrosas espigas se hinchan
en un huerto de otra parte.​
Lo siento, mi pc ha muerto y hoy no podré enviaros el podcast.
Forwarded from Telegram Plan
LAS PERSONAS CURVAS, (Jesús Lizano)
black swan the film in hd
watch full speed-dating movie in hd
Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas
A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo
y la tierra es curva
y el movimiento es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos;
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
la alegría es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
las naranjas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños; curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva.
El día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
detrás de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
a mí me gustan los maestros curvos,
las maestras curvas.
No los dioses rectos:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas.
Vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.
Piel

No solo lo imagino
con mis dedos toco el cielo
en forma de suave y dulce piel.
Luego la muerte
esa dulce sensación que me cabalga
y la lluvia.
Tus ojos son la lluvia
y yo la tierra que empapas.
No solo lo imagino,
a medida que te dibujo recreo el deseo como una flecha
un arco tenso que se dispara
y me mata una vez más.
Una pasión que no se controla.

https://soundcloud.com/user-238270364/piel
La senda que retrocede

No quiero volver nunca
rodear la loma y encontrarme la cerca semicaída
volver a cargar el silencio a la espalda cada noche.
No quiero volver nunca
vislumbrar la misma tarde, el mismo estío, la misma rosquilla
volver a tirar con mis manos de la paciencia.
No quiero volver nunca
tener que girar la vista al paso de las horas que ruedan por la pendiente
levantar de nuevo el muro de la melancolía.
No quiero volver nunca a volver
pero no soy capaz de sacar los pies de la senda que retrocede.
https://soundcloud.com/user-238270364/la-senda-que-retrocede
Las canciones no se acaban

Tengo que bajar tanto, tanto
descender
deshacerme para encontrar cada verso
que apenas me quedan fuerzas.
Ahora ya, desgastadas las palabras
¡qué podré ofreceros!
Tengo que bajar tanto
descender
deshacer la rutina que me deshace
que apenas me quedan palabras.
La luz de la tarde que se cuela por mi frente
el silencio de la carne
que ya no espera.
Tengo que bajar tan abajo
que el infierno me parece benigno
y me quedo
resignado
en silencio.

https://soundcloud.com/user-238270364/descender-al-infierno-no-es-tan-malo
Las canciones no se acaban

Las canciones no se acaban si la luna sale
y el sol prepara una vez más
la ronda,
la esférica circunvalación diaria.
Las canciones no se acaban
y mi recuerdo prepara una vez más
el anillo
que te devuelva intacta.
Las canciones no se acaban
pero no explican casi nada
no te explican.

https://soundcloud.com/user-238270364/las-canciones-no-se-acaban
GANSOS SALVAJES Mary Oliver

No tienes que ser buena.
No tienes que atravesar el desierto
de rodillas, arrepintiéndote.
Solo tienes que dejar que ese delicado animal
que es tu cuerpo ame lo que ama.
Cuéntame tu desesperación y te contaré la mía.
Mientras tanto, el mundo sigue.
Mientras tanto, el sol y los guijarros cristalinos
de la lluvia avanzan por los paisajes,
las praderas y los árboles frondosos, las montañas y los ríos.
Mientras tanto, los gansos salvajes, que vuelan alto
en el aire azul y puro,
vuelven nuevamente a casa.
Seas quien seas, por muy sola que te sientas
el mundo se ofrece a tu imaginación,
y te llama, como los gansos salvajes, chillando con excitación
anunciando una y otra vez
tu lugar en la familia de las cosas.
Poema para no olvidar el árbol de caucho (Juan Felipe Robledo)

Las hormigas que conocen bien la sombra
no tienen ningún motivo de vergüenza,

no hay sitio que no conozcan
ni dicha que no las llene en las mañanas frescas de la costa.


Los mangos que reposan en los senderos recorridos por su impudicia
son hoy ruinas de castillos, lejanos bastiones para dejar de lado y no lanzarse a conquistar.
Los cruzados jamás vendrían a esta tierra, los corceles no piafaron en ella bajo largos mediodías.
Son sus rutas poblados conciertos que cantan la espesura, tiempo callado que no dice vaguedades o intensifica los acentos que viven sobre sus cabezas.

Dioses que atravesaron el océano viven en esta tierra desde hace varios siglos
y los que habitan bajo el árbol no se han enterado
o si lo supieron un día no les importó.

No hay bajo el árbol de caucho plegarias, no hay consuelo,
todo es vida de esplendor para el olvido.

Y las hojas se mueven, el tiempo es eterno en los bordes,
los perros se persiguen desde siempre entre la arena,
festejan los loros y las guacamayas en el cielo delgado que abraza al árbol,
el día pasa con fuegos lejanos y la piedra canta para sí.
Una curva blanca
I
Música y llanto
con la mano aprieto el tallo, la espina
y pienso y pienso y pienso
y sueño que la arena no se me cae entre los dedos
aprieto el puño, recojo el aire y siento la espina que se clava entre dos venas
entre dos ojos que miran lo que no han mirado nunca
el viento que reseca mi mirada, mis ojos que recuerdan
y sueño y sueño y sueño
y pienso que hay una forma distinta, una espina que no se clava.
II
Se puede dibujar una línea recta alrededor de cada cuerpo
de cada almohada que espera, de cada grano de arroz que busca la tierra húmeda
que germina
y sueño y pienso y deseo
y deseo poder contar cada piedra recogida en la playa
cada cuenta que recuenta mi vida, cada cristalito que me llama la atención.
Pienso, sueño, deseo y mientras tanto espío las horas cuando me dejan atrás
cada una de las historias que no he contado
cada una de las verdades que me he tragado como un enorme sapo
como piedras de volcán que salieran disparadas en medio del fuego.
La espina se clava entre la carne y el hueso, en ese punto donde las cosas se muestran
se revelan ¡con tanta claridad!
Cada gota me recuerda lo que no hice
y cada olvido se descuelga como lágrima
cada olvido me acerca imparable.
III
No se trata de lo hecho, se trata de todos los sitios que no he pisado
los labios, los rincones que quedaron tejidos por la araña
las canciones que no brotaron, los manantiales de los que no pude beber
cada una de las manos que no he tenido.
IV
Se puede dibujar una línea curva perfecta entre el pensamiento y el sueño
una elipse que recoja todas las cosas que se han ido colando entre los dedos como arena
una enorme curva blanca, luminosa.
Me gustaría dejar de apretar la mano sobre el tallo que hiere la carne,
dejar de pensar, pensar, pensar
sentir
soñar
y después dormir una siesta tibia, la mano descolgada sobre ti,
amante mía
y morir
y resucitar.
Desearía poder vivir la tarde eternamente.
https://soundcloud.com/user-238270364/una-curva-blanca
Y ahora qué

Y ahora qué
si nos hemos sentido enamorados
de manera urgente
en un instante que se nos escurría
de entre las manos.
¿Cómo retomar el hilo?
la luz que nos une
la boca que espera un beso tan largo
infinito.
Y ahora qué
la vida sigue indiferente
sin saber lo que nos pasa
sin prestar atención
dejándonos hacer.
Y ahora qué,
¿qué podemos soñar entre los dos?
https://soundcloud.com/user-238270364/y-ahora-que
Por eso lloro

Hay una última línea, una frontera ignota, un barranco inaccesible.
La luz se curva en tu cadera
me adormece tu mano que acaricia mi cabeza mientras tiemblo
recogido
asustado
amparado en tus brazos
después de hacer el amor.
Hay una frontera más allá de lo que acostumbramos, una pared inexpugnable.
Llorar de felicidad
usar el último aliento para desahogarme
recorrer el espacio que separa mi piel de tus ojos
acabar con el tiempo
bruscamente.
Hay un placer inimaginable justo al otro lado, un disparo a quemarropa.
Presiento que toda la luz proviene de un solo punto
primigenio, oculto, poco transitado
solo al alcance la de la punta de mis dedos
una única fuente
un dolor
un enorme centro.
Hay formas que no se ven
por eso lloro
y me refugio a dormir en tu regazo.
https://soundcloud.com/user-238270364/por-eso-lloro
Esperanza
Me he arrancado los ojos
los párpados que los cubrían.
La oquedad queda
las cuencas dibujan la calavera.

Oigo que vienes
siento tu leve presencia, el olor sutil
la mirada horrorizada.

Llueve por la tarde con un estilo tropical
en la meseta.

Y yo sin ojos, espero tu lástima
tus lágrimas derramadas, tropicales
tu mirada incrédula, las manos que me acaricien
la insigne calavera.
https://soundcloud.com/user-238270364/esperanza
Wallada bint al-Mustakfi, ولادة بنت المستكفي (Córdoba, 994 - íd. 26 de marzo de 1091)

Tras la separación, ¿habrá medio de unirnos?
¡Ay! Los amantes todos de sus penas se quejan.
Paso las horas de la cita en el invierno
sobre las ascuas ardientes del deseo,
y cómo no, si estamos separados.
¡Qué pronto me ha traído mi destino
lo que temía! Mas las noches pasan
y la separación no se termina,
ni la paciencia me libera
de los grilletes de la añoranza.
¡Que Dios riegue la tierra que sea tu morada
con lluvias abundantes y copiosas!